El predicador

“Yo, el predicador, fui rey de Israel en Jerusalén, y me entregué de lleno a investigar y a estudiar con sabiduría todo lo que se hace en este mundo. ¡Vaya carga pesada que ha puesto Dios sobre los hombres para humillarlos con ella! Y pude darme cuenta de que todo lo que se hace en este mundo es vana ilusión, es querer atrapar el viento.” Eclesiastés 1:12-14